miércoles, 21 de noviembre de 2007

HISTORIA ORAL, RELATOS Y MEMORIAS

por Laura Benadiba. Buenos Aires, Maipue, 2007. 144 páginas. Ilustraciones de Mariana Gabor.

Conocí personalmente a Laura cuando el historiador Carlos Szwarcer nos convocó para participar en la Jornada Buenos Aires Sefaradí, en la Manzana de las Luces. Pero ya hacía tiempo que sabía de ella y su denodado esfuerzo por el rescate del pasado, con una visión que involucra a cada uno de nosotros.
En este libro, ofrece un análisis de los diversos enfoques de la historia, las clases de fuentes de las que disponemos y la diferencia existente entre ellas. Proporciona una guía detallada para realizar una entrevista, y hace hincapié en el respeto constante hacia el entrevistado, resaltando que él se presta a nuestra investigación, y por lo tanto, se le debe consultar si ese material se puede utilizar públicamente. Ofrece consignas para la transcripción, como por ejemplo, no eliminar las repeticiones o las vacilaciones, ya que las mismas nos hablan del estado de ánimo de quien relata su historia. Y recuerda que no sólo de palabras se trata, ya que podemos solicitar que quien acepta la entrevista tenga consigo en ese momento documentos y objetos, los cuales serán filmados y/o fotografiados.
La particularidad de este trabajo es que está destinado al alumno de enseñanza media. Me interesa especialmente porque, en las clases de Lengua y Literatura, mis alumnos entrevistan a sus padres y abuelos inmigrantes, de Europa y de América, y el libro de Benadiba sistematiza la tarea. Las entrevistas no sólo nos han servido a quienes escuchábamos para comprender más cabalmente determinadas situaciones, sino que han esclarecido cuestiones oscuras hasta para el mismo entrevistador. Me explico: una alumna de segundo año me refiere que cuando era niña, su abuelo les destruía - a ella y a su hermana - cada muñeca que les regalaban, y no sabía por qué el hombre - una buena persona - hacía algo así. Resultó ser que en Polonia - dijo -, las únicas que tenían muñecas eran las hijas de los alemanes, y no soportaba verlas.
Estas vivencias y otras son las que se pueden recabar mediante el procedimiento que detalla la investigadora, que tiene como principal mérito el de hacer que cada adolescente se sienta parte de la historia,

viernes, 16 de noviembre de 2007

Diversidad cultural

El lunes 19 a las 15.00 hs., en el Auditorio del Centro Cultural Borges, el Ministerio de Cultura porteño dará comienzo al "V Encuentro Sobre Diversidad Cultural, Infancia y Juventud".

Imagen y texto publicados en La Cultura en la Semana, Ministerio de Cultura, Boletín Nº 63 / 2007, Del 16 al 22 de noviembre
laculturaenlasemana@buenosaires.gov.ar

viernes, 9 de noviembre de 2007

ESCOBAS REVOLUCIONARIAS

La gran huelga de inquilinos (1907), por Germán Cáceres. Buenos Aires, Ediciones BP, 2007 (Informes del Sur)

El año pasado pudo verse en teatro Agua, piedras y escobazos, obra de Germán Cáceres interpretada por el Equipo Teatral Osvaldo Dragún y el Grupo de Teatro Almas Fuertes. Estrenada en septiembre de 2006, está basada en el hecho histórico ocurrido en nuestro país en 1907, conocido como La Huelga de los Inquilinos o La Revolución de las Escobas.
La puesta se hizo “bajo la dirección general de Jorge Macchi, con el siguiente elenco por orden de aparición: Edgardo Jesús Diaz, Claudio Germán Godoy, Jorge Suarez Soria, Diego Adotti, Analía Mariel Rivero, Hernán Adotti, Leonel Borroni, Soledad Tortoriello, Edgardo Moccia, Cristina Barreiro, Natalia Romero, Alejandro Casal, Cristina Noemí Carcabal, Romina Cacchione, María Fernada Correa y Denise Chabín. Dieciseis actores en escena. (...) La obra se compone de un prólogo, dos actos y un epilogo. Al transcurrir en un conventillo, retoma la tradición del sainete respecto a ciertos personajes clásicos como el Tano, el Turco y el Gallego, y aprovecha el tono humorístico del género para celebrar el éxito de una huelga justa con una fiesta que ofrece al público tangos antiguos, practicamente desconocidos. La dramática represión policial del final obtiene, así, contundencia y se da primacía a la faceta testimonial. Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro". 
En esa oportunidad, afirmé: “Su recreación del clima del conventillo se inscribe en la tradición al respecto, pero brilla con luz propia; sus parodias del lenguaje de los inmigrantes, y de las discusiones entre ellos, nos hacen palpitar esos momentos tensos en los que las diferencias entre inquilinos se postergan para dar paso a la unión frente al propietario. Entre los inmigrantes se ve, asimismo, una diferencia de actitud; mientras el gallego es contemporizador, el turco se muestra inflexible, pero ambos luchan por lo que consideran justo. El italiano, en cambio, muestra una faceta censurable de la inmigración. La figura del encargado del conventillo se encuentra en la literatura, y encarna la fuerza del poderoso frente al desamparo de los que nada tienen. Encarnan también al poder los personajes del doctor José Figueroa Alcorta y el coronel Ramón Lorenzo Falcón. Finalmente, llega la represión. Breve, contundente, sumamente lograda, esta pieza reafirma una vez más el talento de su creador”.
Pocos meses después, Ediciones BP incluye en su colección Informes del Sur el texto que nos ocupa, en el que el autor expone el sustento histórico a partir del cual escribió el drama. Pero no sólo expone los datos que encontró en su investigación, en fuentes que consigna en la bibliografía, sino que también da su personal visión del hecho. Su condición de universitario relacionado con la economía, y su profunda formación humanística hacen que su mirada acerca de esta época sea especialmente interesante, aún cuando su posición no sea compartida por todos los lectores.
A mí me fascinó este trabajo. Porque es serio, porque está escrito con amenidad, porque es un homenaje a los inmigrantes agobiados por el peso de tantas obligaciones y tan pocas satisfacciones y también porque homenajea muy especialmente a las valerosas mujeres que tuvieron un papel fundamental en esta huelga.